Please enable JavaScript to view the comments powered by Disqus. blog comments powered by Disqus

Eres Empresa

Eres el Presidente de tu propia empresa…

Stacks Image 922

Tomar pequeñas decisiones

Grandes decisiones son difíciles de tomar y difíciles de cambiar. Una vez que has tomado una gran decisión, la tendencia es continuar creyendo que estás tomando la decisión acertada. Incluso aunque estés equivocada. Dejas de ser objetivo.

Tu orgullo y tu ego no te dejarán cambiar de idea y arrepentirte en tu decisión sin que parezcas mal. El deseo de guardar las apariencias es más fuerte que el deseo de hacer lo correcto. Y no nos olvidemos de la inercia: cuanto más inviertas en seguir una dirección, más difícil es cambiar curso.

Así que en lugar de tomar estas grandes decisiones que amedrentan, ¿por qué no pruebas a tomar decisiones suficientemente pequeñas que se convierten en temporales? Si tomas decisiones pequeñas, nunca podrás cometer errores grandes; además, estas pequeñas decisiones harán que puedas cambiar de idea sin grandes consecuencias. Simplemente, son más fáciles de arreglar.

Una aclaración. El tomar pequeñas decisiones no significa que no puedas hacer planes grandes o tener ideas grandes. Solamente significa que crees que la mejor forma de alcanzar esa meta lejana es dando pequeños pasos en la dirección adecuada.

Como dice el dicho: "Una jornada de diez mil kilómetros, comienza con el primer paso".

Plantearte pequeñas decisiones encaminadas a una meta final es el mejor sistema para cumplir cualquier objetivo o sueño que te propongas. Cada vez que cumplas un objetivo pequeño, podrás tacharlo de tu lista y tener la satisfacción de que lo has conseguido. Has dado un paso en la dirección correcta. Posiblemente, en el proceso, darás algunos pasos equivocados que te alejarán de tu objetivo, pero unos pocos pasos son más fáciles de corregir que plantearte cambiar de rumbo cuando ya llevas andados 2.000 Km.

Al final sabes que si sigues dando pasos en la dirección correcta, tarde o temprano llegarás a tu meta.

Esta estrategia es mucho más satisfactoria que plantearte objetivos grandiosos e intentar alcanzarlos sin pasos intermedios.

Jose L Riesco
©Riesco Consulting Inc.
www.Twitter.com/eresempresa