Please enable JavaScript to view the comments powered by Disqus. blog comments powered by Disqus

Eres Empresa

Eres el Presidente de tu propia empresa…

Stacks Image 1201

Crear tu propia marca (y mantener tu trabajo)

Acabo de leer un artículo en la revista Fortune titulado "Building Your Brand" (construyendo tu propia marca). El artículo habla de la historia personal de un individúo llamado Scott Monty.

Scott, de 40 años y con un montón de seguidores en Twitter, fue contratado por Ford. Cuando comenzó a trabajar para Ford, Scott aumentó sus seguidores de 3.500 a 41.000 gracias al soporte de la empresa, sin embargo, Scott mantuvo su propio alias de Twitter (@scottmonty) en lugar de adoptar un alias corporativo. Com él mismo dice: "Era Scott Monty antes de ser contratado por Ford, y seguiré siendo Scott Monty cuando algún día deje la empresa".

Esta es una frase poderosa. Si la marca de Scott se hubiera diluido al ser contratado por Ford, cuando Scott dejase la empresa, sus seguidores, su marca personal desaparecería con él. De esta forma, la gente sigue a Scott, no a Ford. Si coincide que Scott trabaja para Ford, pues lógicamente las noticias y Tweets de Scott estarán relacionadas con Ford, pero si el día de mañana Scott consigue un contrato con Toyota, sus Tweets hablarán de Toyota, pero seguirán siendo los Tweets de Scott, no los de Ford o Toyota.

El caso de Scott es un indicio de la revolución que estamos viviendo y que se caracteriza por la forma en la que la gente ve sus carreras en estos tiempos. La noción de que las personas, los trabajadores, al igual que los cereales del desayuno o los frascos de perfume necesitan ser cuidadosamente empaquetados para evitar convertirse en un producto insignificante y/o reemplazable fue articulada por Tom Peters en 1997. Sin embargo, Tom tenía en mente a aquellas personas listas para abandonar sus carreras, sus empresas y ponerse por su cuenta, en su mente, Tom Peters nunca pensó en que la marca personal pudiera aplicarse al mundo corporativo.

En estos días de tanto desempleo, trabajadores que quieran permanecer en su trabajo para empresas o compañías necesitan desesperadamente crear su propia marca dentro de la marca corporativa. Esto sería el equivalente de un pasaporte personal que viaja con ellos de trabajo en trabajo.

Os voy a poner un ejemplo personal para aclarar este punto. Cuando hace un par de años abandoné el mundo corporativo y me establecí por mi cuenta, sabía que iba a trabajar en el marketing para restaurantes; sin embargo, a la hora de poner un nombre a mi empresa, decidí personalizarlo y llamarla
"Riesco Consulting Inc." usando mi apellido para el nombre de mi corporación en lugar de usar un nombre relacionado con el marketing o restaurantes. Desde hace unos meses, he ampliado mi cobertura empresarial incluyendo ahora otros pequeños y medianos negocios (estoy escribiendo un nuevo libro titulado "Small Business Marketing Strategies") y acabo de establecer una asociación empresarial con una empresa de California llamada TextBait. Gracias a que el nombre de mi corporación es también mi propio apellido, he podido extender mi marca personal a nuevos y diversos campos sin tener que cambiar de nombre, de dirección de correo electrónico, o necesitar hacer nuevos papeleos para reflejar el nuevo enfoque de mi empresa. Riesco Consulting es mi marca personal y viaja conmigo en mis presentes y futuras aventuras empresariales. De la misma forma, puedo usar Riesco Consulting en los foros públicos y redes sociales. Mi nombre de Twitter para el marketing del restaurante @jlriesco así que es personalizado y no asociado a una aventura empresarial, (sin embargo, para EresEmpresa elegí el mismo nombre de Twitter del dominio para poder publicar en español y que no haya confusión lingüística pues en @jlriesco publico los Tweets en inglés).

Y hablando de redes sociales; las redes sociales actuales por una parte facilitan la creación de una marca personal, pero al mismo tiempo también abren la posibilidad para meter la pata de forma considerable. Recordad que un error cometido en las redes sociales se propaga a la velocidad de la luz y permanece para siempre en la inefable memoria virtual de internet. Además, tanto los directivos de las empresas como los seguidores, enseguida se darán cuenta de si sus trabajadores usan las redes sociales para auto-promoción de sus empleados en lugar de promoción de la empresa. El enfoque debe siempre de ser el desarrollo profesional, no la promoción personal.

Esta es una distinción sutil pero importante. La revista Fortune da cuatro recomendaciones para promocionar vuestra marca personal sin cometer el error de demasiada atención que puede conllevar repercusiones negativas:

  1. Muestra tu contribución: De nada sirve escribir 1.000 tweets cada día si nadie los lee. El número de tus seguidores no es tan valioso como la cantidad de mensajes que se comentan, reenvían y aprecian.
  2. Controla tu lenguaje: La gente te verá representando a tu empresa, tanto si lo intentas como si no. Evita el lenguaje que suena demasiado a promoción o ventas. Sé espontáneo y natural.
  3. Vigila la atención excesiva: Asegúrate de que el contenido es más importante que la forma. No seas pesado/a y no intentes forzar o mentir por el mero propósito de hacerte visible. Esto nunca funciona.
  4. Asegúrate de que recibes el debido crédito: Y compártelo con el resto de tu equipo. No hay nada peor (y forma más fácil de hacer enemigos) que usurpar el mérito de otra persona. Asegúrate de que no te lo hacen a ti y nunca se lo hagas a los demás. Clama el mérito cuando te lo mereces y compártelo con tus compañeros. Todos te lo agradecerán: tus jefes y tus colegas, y mejorarás cantidad tu marca personal.

Comparte tus conocimientos de forma generosa y nunca uses tu marca personal simplemente para promocionarte a cuenta de los demás o tu marca se devaluará. Piensa en lo que pasa cuando una empresa como BP comete un error y trata de culpar a los demás. Su imagen sufrió tremendamente debido al accidente en el Golfo de México. Se tardan años en recuperar la pérdida de la credibilidad. No hagas lo mismo con tu marca personal.

Buena suerte,
Jose L Riesco