Please enable JavaScript to view the comments powered by Disqus. blog comments powered by Disqus

Eres Empresa

Eres el Presidente de tu propia empresa…

Stacks Image 1229

7 Razones para dejar tu trabajo y comenzar tu propio negocio




Si estás leyendo esto es porque al menos alguna vez te has planteado dejar tu trabajo y convertirte en autónomo, o al menos jugado con la idea...

Con frecuencia te quejas de los días en los que tu jefe está de mala leche porque su cita de la noche anterior le salió fatal o tu supervisor te demuestra, una vez más, que no tiene ni idea de lo que está haciendo... y lo peor que no sabes cómo eliminar ese pensamiento pesado que se ha adueñado de tu cerebro y constantemente te recuerda que podrías ponerte por tu cuenta; que si quisieras, podrías hacer lo que de verdad te gusta y hacerlo a tu manera en lugar de seguir las instrucciones y politiqueos de esos idiotas...

Antes de nada, lo que tienes que hacer es abandonar ese falso sentimiento de que tu trabajo de 40 horas semanales es conveniente y seguro. Posiblemente no te está llevando a ninguna parte y a la vez te vuelve loca 40 horas a la semana. Hay algo mejor ahí afuera, esperándote. Lo sabes. Ya es hora de decidirse.

¿A qué estás esperando? ¡Deja ya de soñar y ponte en marcha!

Planear bien el proceso es muy importante, de hecho, es fundamental. Pero el mejor de los planes no vale nada si no lo pones en acción. Llegará el momento en el que que te tienes que sentar, pensar en tu plan y después decirle a tu familia y amigos lo que quieres hacer. Pueden tener tres reacciones:

  1. Te dicen que estás loco, que ya tienes un trabajo estable y que para qué quieres complicarte la vida comenzando tu propio negocio. No sabes en lo que te estás metiendo...
  2. Te dicen: "¡Es una idea genial, ánimo y adelante!"
  3. Lo más probable es que te digan algo intermedio. Te dicen que es una buena idea, pero te cuestionan si es el momento adecuado, o quizás tu línea o modelo de negocios, o te dicen que hace falta dinero para implementar tu plan, etc.

En cualquier caso, lo mejor es no dejarse influenciar demasiado por sus opiniones. Desde luego que puedes aprender de sus comentarios constructivos, y mejorar o cambiar parte de tu plan, pero al final nadie puede saber cómo te sientes o decirte lo que puedes o tienes que hacer con tu vida. La realidad es que, casi siempre, tú eres tu peor enemigo así que levanta el trasero y ponte en marcha cuanto antes.

Por si todavía tienes dudas, aquí te van siete razones que justificarán dejar tu trabajo y comenzar tu propio negocio:

1. Serás tu propio jefe

Yo la odio, la mayor parte de la gente que conozco también la odia (y los que dicen que no, mienten) y posiblemente tú la odias también. ¿A qué me refiero? A la política de oficina, por supuesto. La famosa respuesta de "Así es como lo hacemos aquí" o la aún más general: "Así es como se hace" ante cualquier sugerencia de mejora que les puedas proponer. Incluso cuando sabes que hay formas mejores, más baratas y más rápidas de hacer una tarea, nadie está interesado en escucharte. ¿Sabes qué? Esas ideas, ese conocimiento y ese ansia de mejorar las cosas son tuyas y las puedes poner en marcha cuando tú eres tu propio jefe. Tómalas y hazlas tuyas, y puedes olvidarte del idiota lameculos que se sienta en el cubículo de al lado.

2. Tendrás poder para decidir y ejecutar

Cuando manejas tareas para otros, siempre hay alguien al que echar la culpa si algo sale mal, y alguien que te la echará a ti. También sabes que cuando tienes una gran idea es muy difícil que nadie le preste atención y mucho menos que te ayude a implementarla. Esta es tu oportunidad para retomar tus ideas y ver qué puedes hacer con ellas. Una vez que ejecutes tu primera decisión y PONGAS EN PRÁCTICA las ideas que hasta ahora solamente eran teóricas, tendrás una inmensa sensación de poder y realización. Es como si hubieras abierto las puertas de un mundo de posibilidades.

3. Dejarás de tener una doble personalidad

La mayoría de la gente tiene una personalidad durante la semana y otra distinta los fines de semana. La personalidad de los fines de semana es, normalmente tu personalidad real. La de la semana, es la personalidad que se adapta a las nociones preconcebidas de la empresa, compañía o firma para la que trabajas. Tu personalidad laboral no es, probablemente, tan amable como tu personalidad real, desde luego no es tan divertida y seguro que no es tan interesante. Cuando das el paso y te conviertes en autónoma, por fin puedes ser tú misma trabajando para tu propia empresa. De hecho, esto puede darte una ventaja tremenda para diferenciarte del resto de los trabajadores, que no pueden ser espontáneos porque necesitan seguir las reglas de sus empresas.

4. Aprenderás a dejar de hablar y comenzar a hacer

Una vez que des el paso decisivo, te darás cuenta de que no ha sido tan difícil. Pronto aprenderás a haceren lugar de solamente planear y discutir. Esta a la acción también impregnará tu vida normal. Un trabajador pasa 5/7 de su vida obedeciendo y esperando a que le digan qué debe de hacer. ¿No crees que esta mentalidad también afecta tu vida privada? Una vez que te establezcas por tu cuenta, lograrás romper el círculo vicioso de inanición. Comprobarás cómo puedes hacer más cosas en menos tiempo y disfrutarás de los resultados en lugar de lamentarte de que no tienes tiempo y dejarlo para otro día.

5. ¿Retiro? ¿Quién quiere retirarse?

Me pone triste cuando escucho a la gente hablar de cómo van a vivir cuando se retiren. Esta es una prueba evidente de que pasan la mayor parte de su tiempo haciendo algo que no les gusta.

Ponerte por tu cuenta te dará la oportunidad de hacer lo que te encanta en todo momento. ¿Cuántos autores, pintores, músicos u otros profesionales apasionados se sientan a esperar ansiosos al día en que dejarán la brocha y se dedicarán a dar de comer a las palomas en el parque? Cuando tienes tu propio negocio, tú misma determinarás cuándo y si te quieres retirar. No necesitas esperar a cumplir 65 años y a que tu empresa te regale un reloj. O si prefieres, puedes decidir simplemente bajar el ritmo de trabajo y trabajar solo unas pocas horas, para mantenerte ocupado. ¡La decisión es solamente tuya!

6. Dejarás de preocuparte por las cosas insignificantes

Finalmente aprenderás lo que esto significa. En la estructura corporativa, a menudo te hacen lidiar con minucias insignificantes; al fin y al cabo, eres pequeño, apenas un engranaje en la máquina... (esto me recuerda la letra de la canción de Pink Floyd: Welcome, my son, welcome to the machine...). Cuando pasa el tiempo, ¿quién se acuerda de esos pequeños problemas?, aunque parecían grandes en el momento. Quizás te olvidaste de rellenar un formulario, o cometiste un error en las cifras de la hoja de cálculo con el presupuesto, o la animación de PowePoint no funcionó durante la presentación... Una vez que te establezcas por tu cuenta, por fin podrás lidiar con problemas de verdad y te darás cuenta de cuánto tiempo perdiste preocupándote por chorradas que realmente no tienen importancia, pero que en su momento te preocuparon un montón.

Una vez que aprendas lo que es un problema real, también te darás cuenta de que son muy escasos y que casi siempre tienen una solución. A largo plazo tus preocupaciones disminuirán considerablemente y te encontrarás más relajado y feliz en tu vida cotidiana.

7. Encontrarás tu real propósito en la vida

Cuando des el paso decisivo y te conviertas en tu propia jefa, muy pronto te darás cuenta de lo que el éxito y la felicidad realmente significan. Como animales sociales que somos, cuando trabajamos para una empresa, siempre nos angustiamos, nos sentimos inseguros y tendemos a compararnos con nuestros colegas. Dudamos si su subida de sueldo fue mayor o menor que la nuestra, si nuestro jefe los aprecia más o menos que a nosotros, etc.

Ahora, nadie te evaluará. Tú te medirás a ti misma por lo que de verdad es importante: Cómo puedes convertir tus ideas y sueños en algo tangible y real. Ahora estás a cargo de tus propios méritos y felicidad.

Es momento de pasar a la acción. Comienza a moverte, aunque solo sea un paso de cada vez o nada sucederá.

¿No crees que ya es hora de revivir aquella idea que has estado mascullando durante tanto tiempo y convertirla en algo real y tangible?

¡Todo depende de ti. Tu futuro está en tus manos!

Jose L Riesco
©Riesco Consulting Inc.
www.Twitter.com/jlriesco