Eres Empresa

Eres el Presidente de tu propia empresa…

La jornada laboral

factory-during-the-industrial-revolutionEl concepto de la jornada laboral de 8 horas es un concepto relativamente nuevo (se inició con la Revolución Industrial a finales del siglo XIX para poder hacer 3 turnos al día en industrias que necesitaban producir 24 horas) y a la vez fuertemente enraizado en la sociedad; aún cuando la mayor parte de los trabajadores de la información actuales no necesitan aplicar las viejas reglas laborales.

Piénsalo por un momento; antes de la creación de factorías y empresas, la gente no utilizaba una jornada laboral predeterminada. Los granjeros trabajaban lo necesario para recolectar las cosechas y atender a los animales. Los artesanos producían sus bienes utilizando el tiempo necesario para obtener productos de calidad que se pudieran vender a más altos precios, etc.

Si un herrero tenía un encargo de 4 herraduras para un caballo, el herrero no trabajaba 8 horas al día y después descansaba, sino que trabajaba lo necesario para terminar en el plazo predeterminado las herraduras de forma que su cliente pudiera recogerlas en la fecha convenida. En otras palabras, tenía un objetivo que cumplir (= entregar las herraduras) en un plazo determinado (= tres días). Cuándo comenzara o terminara la jornada era asunto suyo. Nadie le miraba por encima del hombro a ver si comenzaba a trabajar temprano por la mañana o se echaba una siesta a media tarde en los días de calor.

Lo gracioso es que la Revolución Industrial rompió el ciclo natural de la productividad humana. El hecho de que los trabajadores tengan que llegar a una hora predeterminada a su puesto de trabajo, trabajar (o hacer que trabajan) durante 8 horas y tener días contados de vacaciones, etc. es una herencia del siglo anterior que no tiene ningún tipo de justificación lógica.

Los trabajadores de la información son más como los artesanos de antaño. Tienen que cumplir unos objetivos predeterminados (= creación de un producto) en un plazo convenido (= fecha de entrega). Cómo consigan este objetivo no es asunto de nadie. Es una responsabilidad personal. Nadie debería de estar supervisándolos y ver a qué hora entran y a qué hora salen. Puestos a pensar, la mayoría de los trabajadores de la información pueden trabajar desde sus casas o desde la playa si existe una conexión a internet. Las empresas se podrían ahorrar un montón de dinero si no necesitasen crear oficinas y los trabajadores se ahorrarían tiempo y dinero yendo y viniendo del trabajo todos los días.

¿Por qué entonces las empresas se empeñan en alquilar o comprar edificios y construir oficinas? ¿Por qué los trabajadores tienen que entrar a las 8 y salir a las 5? ¿Por qué se les paga en función de un horario en lugar de pagarles en función de sus resultados laborales?

La respuesta está en que la sociedad de la información ha heredado las normas y hábitos de la revolución industrial... y pocos se lo cuestionan.

Afortunadamente más y más compañías se están dando cuenta de que las viejas normas ya no se aplican y comienzan a abandonar conceptos obsoletos como jornada laboral, días contados de vacaciones, interminables e inútiles reuniones y politiqueos de pasillo y en lugar comienzan a dar libertad a los trabajadores para que trabajen dónde y cuando quieran. Si entregan a tiempo su trabajo y este tiene buena calidad, el trabajador será mejor pagado. Si no, se buscará otro que lo haga mejor. Es así de simple.

Y esto funciona también al revés. Si eres bueno en tu trabajo, estarás en alta demanda y podrás permitirte trabajar para empresas y asociaciones que te aprecien y te den libertad y mejor remuneración económica y social.

Feliz día,

Jose L Riesco
Comments

Cambios

flujo

Vivimos en un en un entorno y en una época donde los cambios no son la excepción sino la norma. Si nos paramos por un instante a mirar a nuestro alrededor veremos cambios continuos: cambios tecnológicos, cambios sociales, cambios laborales, cambios medioambientales, globalización, emigración, distribución del trabajo, etc.

Pongamos el ejemplo de un río, el agua fluyendo continuamente, renovándose a cada segundo. ¿Qué sufre más fricción una roca en el medio del río, desesperadamente intentando luchar contra la corriente para, con el paso de tiempo acabar siendo inevitablemente erosionada por el agua, o una rama que flota y se deja arrastrar por la corriente? o quizás de una estructura sólida de madera en un huracán frente a una rama flexible que cimbrea con el viento. ¿Cuál tiene más posibilidades de sobrevivir el temporal?

Algunas personas se comportan como las rocas, aferrándose al pasado; intentando a toda costa proteger un sistema social y/o de producción obsoletos (remanentes de la revolución industrial del siglo pasado), perdiendo su esfuerzo y energías luchando inútilmente contra lo imposible, mientras los cambios fluyen a su alrededor como el agua del río fluye alrededor de las rocas que se interponen en su camino.

Y lo más gracioso (o trágico, dependiendo de cómo se mire) es que cuesta más trabajo oponerse al cambio que asumirlo y adaptarse a lo inevitable.

La experiencia y la historia nos demuestran la inevitabilidad de enfrentarse a los cambios: desde las manifestaciones de los granjeros de principios del siglo XX en contra de los tractores y otras formas de mecanización agraria, hasta las manifestaciones actuales en contra de la globalización e inmigración.

Es inútil luchar contra la corriente. En lugar de ser una roca que se erosionará inevitablemente, es mejor ser una ágil canoa que circula con la corriente pero que podemos dirigir hábilmente para evitar los escollos más peligrosos que se avecinan.

Identificar las tendencias inevitables es el primer paso para construir un brillante futuro donde usamos las corrientes, los cambios en nuestro favor en lugar de enfrentarnos a ellos.

Jose L Riesco.

Comments

Trabajando duro

Estos días tengo mucho trabajo, yo diría que “demasiado” trabajo. A veces me estreso un poco pero es trabajo que me encanta hacer. Solo me gustaría que los días fueran más largos para tener más tiempo para dedicar a mis aficiones: escribir, fotografía, viajar, etc...

Os cuento un poco para que sepáis por qué no escribo más en Eres Empresa.

1.- Acabo de comenzar un proyecto muy interesante de crear comunidades locales que soportan a los productos de Microsoft en diversos países. Este proyecto lo hago para la empresa para la que trabajo como consultor con el pomposo título de “Solution Architect” (o arquitecto de soluciones, toma ya!) La empresa se llama Lionbridge y se dedica a la creación y traducción de contenido (mayormente técnico) a 139 idiomas (sí, existen tantos). Podéis ver un borrador del proyecto de comunidades en español (primera lengua experimental) aquí:
Windowspedia


2.- También acabo de comenzar una aventura empresarial en el mundo de SMS con una empresa llamada
TextBait (el sitio Web está en progreso, estoy trabajando precisamente en él). TextBait es un Start-up fundado en California por un individuo mucho más inteligente que yo llamado Prakash Upadhyaya (de origen hindú como podéis ver por el nombre) con el que hablo todos los días y al que nunca he visto en persona (ni siquiera en foto, no tengo ni idea de qué pinta tiene, es curioso). Prakash me contactó para ayudarle con el marketing y ventas. TextBait es un sistema de SMS diseñado para que pequeños y medianos negocios puedan usar el poder del móvil para atraer a clientes con ofertas instantáneas, etc. Ya os contaré más cuando tengamos más datos perfilados.

3.- Estoy ayudando a mi esposa con el diseño e infraestructura de su nuevo blog. Se llama “
Intentional Career” (en inglés) y cubre parte del contenido de Eres Empresa pero está totalmente dedicado a la vida corporativa. Es un gran recurso para estudiantes que comienzan su vida laboral o para personas que prefieren trabajar para una empresa que ponerse por su cuenta. Si podéis leer inglés, os lo recomiendo (sí, ya sé, soy imparcial Happy


4.- Y por último (en orden, que no en importancia), Eres Empresa. Me gustaría escribir muchos más artículos y contenido en EresEmpresa, pero la realidad es que este sitio es tan solo un hobby para mi pues no me paga las facturas, así que tengo que ponerlo al final de mi lista de prioridades. Sin embargo, esto no significa que no me apasione y no esté motivado a seguir escribiendo y entrevistando a gente interesante (por cierto, si no lo habéis hecho todavía os recomiendo que escuchéis las entrevistas con Berto Pena y Pedro Villalba disponibles en la sección “
Entrevistas mensuales”.) Pero sí significa es que publicaré menos contenido cada semana de lo que inicialmente tenía planeado. Por eso, agradecería vuestra colaboración.

Esto es todo. Seguimos en contacto,

Jose L Riesco
Comments

¿Cuándo te quieres retirar?

Ya sé que suena un poco rara esta pregunta y que para muchos de vosotros la respuesta sería "ya mismo". Sin embargo, la respuesta correcta debería de ser NUNCA.

Antes de que comencéis a tiraros de los pelos y pensar que estoy loco, dejadme al menos que explique mi punto de vista.

Si estáis pensando en un retiro temprano, eso significa que no os gusta vuestro trabajo. Cuando trabajamos en lo que de verdad nos gusta, en lo que de verdad nos interesa, el trabajo no se convierte en una tarea pesada y aburrida sino en algo dinámico y apasionante que deseamos hacer cada día, todos los días...

Estadísticamente mucha gente que se retira fallece a los cinco años desde la fecha del retiro, y eso que la mayoría no tienen un trabajo que realmente les llene, o siquiera les guste, pero el trabajo les da un propósito, una forma de vida, de sentirse útiles, de conectar y socializar con sus colegas.

Si te planteas retirarte, lo que deberías plantearte es lo siguiente:

Si tuvieras 100 millones de Euros (pongo aquí una cifra ridículamente grande para que no quepan dudas de que no necesitarías trabajar ya nunca más) ¿a qué te dedicarías?

Ya me imagino las típicas respuestas: compraría un chalet en la costa, un barco, dos o tres coches deportivos y de lujo, viajaría por todo el mundo, etc. todo esto está muy bien, ¿pero luego qué? ¿te pasarías el resto de tus días sin hacer nada? no lo creo. Una vez pasada la novedad de la nueva casa y los "juguetes", una vez cansados de tanto viaje, ¿qué harías?

Para muchos, esta sería una gran oportunidad de pensar en lo que de verdad les gusta, les motiva. Mucha gente comenzaría a estudiar algo nuevo, a trabajar ayudando a los demás, o quizás a abrir un negocio relacionado con tus hobbies...

Este ejercicio mental es estupendo para indicarte el camino que más te atrae. Una vez libres de la esclavitud del dinero ("me encantaría abrir mi propio negocio, o cambiar de trabajo, pero no puedo dejar mi trabajo actual porque necesito el sueldo..."), nos veremos libres para seguir nuestras aficiones, para trabajar en lo que de verdad nos apasiona de forma que el trabajo no sea una obligación sino una forma de ganar dinero haciendo lo que nos gusta.

Si haces lo que te gusta, cada día, todos los días, nunca aspirarás a retirarte.

Observa a los artistas, a los actores, a los músicos... hacen lo que les gusta y se ganan la vida haciéndolo. Hay también otros personajes con todo el dinero del mundo: Bill Gates, Steve Jobs, etc. que trabajan más duro que la mayor parte de la población; y obviamente no lo hacen por el dinero (no podrían gastar en toda su vida lo que ya tienen), ni por poder (para eso podrían seguir la carrera política), lo hacen porque su trabajo les apasiona. Tienen todas las posibilidades del mundo para hacer lo que quieran y en lugar de pasarse los días jugando al golf, se los pasan desarrollando nuevas estrategias, nuevas iniciativas, ayudando a los demás...

Si no te gusta tu trabajo, no pienses en el retiro, piensa en cambiarlo, en establecerte por tu cuenta, en aprender algo nuevo y apasionante que te conduzca, paso a paso, hasta alcanzar tu trabajo ideal. Y quizás este sea el problema. Muchos de nosotros nunca nos hemos parado a pensar cuál es nuestro trabajo ideal. Quizás nos lo planteamos cuando terminamos el instituto y tuvimos que elegir una carrera, pero ya nunca más desde entonces. Este es el momento para hacerlo. Sin una meta, sin un objetivo, vagaremos sin rumbo fijo sin alcanzar nunca nuestro destino... pero este es material para otro artículo.

Cuando consigas trabajar en lo que de verdad te apasiona, nunca más pensarás en retirarte.

buena suerte,

Jose L Riesco
Comments

Vacaciones pagadas... ¡sin límite de tiempo!

Ayer mientras conducía estaba escuchando, como a menudo hago, mi estación de radio favorita (NPR que son las iniciales de Radio Nacional Pública). NPR es una estación pública con noticias y música de Jazz, sin anuncios; pura y simple. El caso es que en el programa estaban entrevistando a Rosemary O'Neil (http://rosemary.user.livecloud.com/) y Brian Lenz (http://brian.user.livecloud.com/), presidenta y programador senior (respectivamente) de una empresa de software local de aquí de Seattle llamada Social Strata (http://www.socialstrata.com/).

Lo interesante de esta entrevista es que esta empresa (de tan solo 10 trabajadores) ha adoptado tan solo hace unos meses la política de proporcionar a sus empleados vacaciones pagadas sin límite de tiempo. ¿Cómo puede ser esto? fue mi primera pregunta cuando escuché la noticia. ¿Qué pasa si todos los empleado deciden tomarse un par de añitos de vacaciones y seguir cobrando su sueldo? Bueno, el caso es que esto no ha sucedido. Lo que pasa es que todos los trabajadores de esta empresa (10 en total) son responsables y les encanta su trabajo (por supuesto, por eso los dueños de esta pequeña empresa privada se atrevieron a ofrecer semejante beneficio) por lo que no se sienten motivados para abusar de este privilegio. El caso es que esta empresa no es única. En Estados Unidos, país con menos vacaciones (probablemente excepto Japón) del mundo, donde el trabajo se considera una prioridad y "il dolce farniente" una aberración, 1% de las empresas ya confían en sus empleados hasta el punto de estos se pueden tomar vacaciones cuando necesiten sin preocuparse del número de días.

Si os ponéis a pensar, esto tiene sentido. Si mi empresa me facilita que me tome días libres para cuidar de mis padres ancianos, hacer recados y estar pendiente de un niño enfermo, pues yo les corresponderé con lealtad y dedicación. Todos somos adultos y responsables y sería raro que gente dedicada a un trabajo que les gusta se tome manga por hombro y decida abusar de sus privilegios.

La sociedad avanza hacia un mercado de trabajo autónomo, flexible y motivado. Si puedes acceder a un puesto de trabajo así, no tendrás que preocuparte de contar las horas hasta la hora de salir o los días hasta que te puedas tomar las vacaciones. Ambos son flexibles y puedes tomarlos cuando quieras o lo necesites.

Pod

Buen día para todos,

Jose L Riesco
Comments