Eres Empresa

Eres el Presidente de tu propia empresa…

emprendedor

Preguntas para un nuevo emprendedor

El otro día algunas cosas interesantes salieron a la luz alrededor de una taza de café. Una buena idea, sólida financiación, numerosas opciones... Sin embargo hay preguntas que nunca se plantearon; por ejemplo:
 
¿Eres consciente de cuánto dinero necesitas para mantener el negocio? Pongamos el ejemplo de un pez nadando en un riachuelo. A dicho pez no le importa si el agua tiene diez centímetros de profundidad o diez metros; siempre y cuando el agua nunca llegue a cero de profundidad, el pez puede seguir nadando. ¿Y tú?, ¿Cuál es tu punto cero? ¿Qué haces para asegurarte de que puedes seguir nadando?

¿Intentas crear beneficio o capital? Un negocio que crea una marca, un legado, un estándar y una audiencia puede llegar a valer millones (por ejemplo Tumblr, que tiene un valor de millones pero sus beneficios son cero). Por otra parte, un negocio sin valor de venta puede generar muchísimo beneficio (por ejemplo una clínica dental). Sería ideal si pudieras maximizar simultáneamente ambos el valor de tu empresa y los beneficios que produce (a corto plazo), pero esto es muy difícil.

¿Cuál es tu papel, tu visión? Quieres ser un
freelancer, un emprendedor o la dueña de un negocio? El dueño de un negocio es el jefe, pero todavía es un trabajo, un lugar estable y con beneficios. Un emprendedor es una especie de artista, arrojándose con valor a situaciones imposibles y buscando problemas que requieren agallas y corazón para poder resolverlos. Ambos están bien, pero tienes que elegir.
¿Estás intentado crear un equipo? Algunos dueños de negocios quieren minimizar costes y problemas. Otros quieren crear una cultura, entrenar, conectar y liderar.
¿Cuánto riesgo puedes soportar? Hay riesgo financiero, emocional y de marca (entre otros tipos). ¿Estás dispuesto a poner tus apuestas en la mesa cada día? ¿Y tu reputación personal?

Y finalmente la pregunta más importante: ¿Por qué? ¿Por qué estás haciendo todo esto?

Publicado por Seth Godin el 29 de octubre de 2011 |
Permalink
Comments